Si eres Autor prueba la opción Nueva Entrada. Utiliza Chrome para ver el blog completo.

Date de alta como Autor en Universo Mágico Público

Comunidades para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Colecciones de Google Plus para disfrutar del Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

N119


N119 is an "H II region" in the LMC. The most remarkable characteristic is its pronounced spiral shape that is reminiscent of a barred spiral galaxy. It is quite large, about 400 x 600 light-years, and it is situated at the northern side of the stellar bar of the Large Magellanic Cloud, near the centre of rotation of the neutral hydrogen in this galaxy. It is this bar that is responsible for the much higher star density in the lower half of the full-field photo.

Credit:
ESO

Un Megamaser cósmico

      


Esta galaxia tiene una clasificación mucho más emocionante y futurista que la mayoría - que alberga un megamaser. Los Megamasers son intensamente brillantes, alrededor de 100 millones de veces más brillantes que los masers encontrados en galaxias como la Vía Láctea. La galaxia entera actúa esencialmente como un láser astronómico que irradia la emisión de microondas más que la luz visible (de ahí que el 'm' reemplace el 'l').

     Un megamaser es un proceso donde algunos componentes dentro de una galaxia (como las nubes de gas) están en la condición física estimulada derecha para irradiar energía intensa (en este caso, microondas).

      Esta megamaser galaxia se llama IRAS 16399-0937 y se encuentra a más de 370 millones de años luz de la Tierra. Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de la NASA / ESA desmiente la naturaleza energética de la galaxia, en lugar de pintarla como un hermoso y sereno capullo de rosa cósmico. La imagen comprende las observaciones capturadas a través de varias longitudes de onda por dos de los instrumentos de Hubble: La Cámara avanzada para las encuestas (ACS), y la cámara infrarroja cercana y el Espectrómetro Multi-Objeto (NICMOS).

     La magnífica sensibilidad, resolución y campo de visión de NICMOS dieron a los astrónomos la oportunidad única de observar la estructura del IRAS 16399-0937 en detalle. Ellos encontraron que alberga un núcleo doble - se piensa que el núcleo de la galaxia está formado por dos núcleos separados en el proceso de fusión. Los dos componentes, llamados IRAS 16399N e IRAS 16399S para las partes norte y sur, respectivamente, se sitúan a más de 11.000 años luz de distancia. Sin embargo, ambos están enterrados profundamente dentro del mismo remolino de gas cósmico y polvo y están interactuando, dando a la galaxia su peculiar estructura.

       Los núcleos son muy diferentes. IRAS 16399S parece ser una región starburst, donde las nuevas estrellas se están formando a un ritmo increíble. El IRAS 16399N, sin embargo, es algo conocido como un núcleo LINER (región de emisión nuclear de baja ionización), que es una región cuya emisión proviene principalmente de átomos débilmente ionizados o neutros de gases particulares. El núcleo del norte también alberga un agujero negro con unos 100 millones de veces la masa del sol

    






Crédito: ESA / Hubble & NASA, Reconocimiento: Judy Schmidt (geckzilla)
Actualización del artículo el 29 de Diciembre de 2016
Para mayor información sobre este artículo visite:NASA

Misterioso "punto frío" una prueba de un universo paralelo?

Misterioso "punto frío" una prueba de un universo paralelo?


Misterioso "punto frío" una prueba de un universo paralelo? Los científicos dicen, sí!

Se han propuesto una serie de diferentes explicaciones, pero la principal no tiene sentido y podría ser un universo paralelo.
Contém uma
Por Zee Media Bureau | Última actualización: viernes, 19 de mayo de 2017 - 12:28

(Imagen sólo con fines representativos)
Nueva Delhi: El concepto de un universo paralelo ha sido retratado en numerosas películas y novelas de ciencia ficción como un sistema coexistente y con ciertas similitudes con el mundo conocido pero diferente de él de alguna manera fundamental. También ha sido un gran tema de debate entre la fraternidad científica.

El universo del que todos somos parte es un enigma que tiene científicos de todo el mundo buscando respuestas a su nacimiento y evolución durante más tiempo.

Sin embargo, en noviembre de 2016, una nueva teoría propuesta por un equipo de científicos sugirió que nuestro universo podría ser uno entre muchos que pueden o no ser idénticos a los nuestros.

Ahora, los científicos dicen que un misterioso "punto frío" en el espacio, que fue descubierto en 2015, podría ser una posible evidencia para un universo paralelo.

El área fría que mide 1.800 millones de años luz de ancho, está faltando 10.000 galaxias y puede haber sido creado cuando otro universo golpeó en el nuestro, se afirma.

Según un informe en el Reino Unido independiente, los científicos han estado buscando una explicación para el extraño, área oscura en el fondo cósmico de la microonda - la radiación sobrante del big bang. Se han propuesto una serie de diferentes explicaciones, pero la principal no tiene sentido y podría ser un universo paralelo.

Más específicamente, el área podría ser la consecuencia de una colisión entre dos universos diferentes. Podría ser la primera evidencia de la teoría del multiverso - que hay miles de millones de otros universos, algunos de ellos como el nuestro, al acecho fuera de la que podemos ver.

Hasta ahora, los científicos eran de la creencia de que el "punto frío" podría haber sido el resultado de un truco literal de luz causado por longitudes de onda cambiantes de un "supervoid" que los telescopios confundieron con frialdad.

Pero un nuevo trabajo que mira con más detalle que nunca en el punto frío encuentra que no puede ser el resultado de un vacío, bajo el modelo estándar de la cosmología y el universo. Todavía es posible que algo extraño esté ocurriendo con la física, pero también es posible que el spot sea el resultado de un choque entre dos universos, informó el Independent UK.

Los investigadores ahora esperan realizar un examen más detenido de la CMB para averiguar si la teoría de los universos paralelos soporta.

Close-Up of M27

An aging star's last hurrah is creating a flurry of glowing knots of gas that appear to be streaking through space in this close-up image of the Dumbbell Nebula, taken with NASA's Hubble Space Telescope. The Dumbbell, a nearby planetary nebula residing more than 1,200 light-years away, is the result of an old star that has shed its outer layers in a glowing display of color. The nebula, also known as Messier 27 (M27), was the first planetary nebula ever discovered. French astronomer Charles Messier spotted it in 1764. The Hubble images of the Dumbbell show many knots, but their shapes vary. Some look like fingers pointing at the central star, located just off the upper left of the image; others are isolated clouds, with or without tails. Their sizes typically range from 11 - 35 billion miles (17 - 56 billion kilometers), which is several times larger than the distance from the Sun to Pluto. Each contains as much mass as three Earths.



The knots are forming at the interface between the hot (ionized) and cool (neutral) portion of the nebula. This area of temperature differentiation moves outward from the central star as the nebula evolves. In the Dumbbell astronomers are seeing the knots soon after this hot gas passed by. Dense knots of gas and dust seem to be a natural part of the evolution of planetary nebulae. They form in the early stages, and their shape changes as the nebula expands. Similar knots have been discovered in other nearby planetary nebulae that are all part of the same evolutionary scheme. They can be seen in Hubble telescope photos of the Ring Nebula (NGC 6720), the Eskimo Nebula (NGC 2392) and the Retina Nebula (IC 4406). The detection of these knots in all the nearby planetaries imaged by the Hubble telescope allows astronomers to hypothesize that knots may be a feature common in all planetary nebulae.


Credit: NASA and The Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

N70 Nebula in the Large Magellanic Cloud


This image shows a three-colour composite of the N 70 nebula. It is a "Super Bubble" in the Large Magellanic Cloud (LMC), a satellite galaxy to the Milky Way system, located in the southern sky at a distance of about 160,000 light-years. This photo is based on CCD frames obtained with the FORS2 instrument in imaging mode in the morning of November 5, 1999. N 70 is a luminous bubble of interstellar gas, measuring about 300 light-years in diameter. It was created by winds from hot, massive stars and supernova explosions and the interior is filled with tenuous, hot expanding gas.

An object like N70 provides astronomers with an excellent opportunity to explore the connection between the life-cycles of stars and the evolution of galaxies. Very massive stars profoundly affect their environment. They stir and mix the interstellar clouds of gas and dust, and they leave their mark in the compositions and locations of future generations of stars and star systems.

Credit:
ESO

Orión resplandeciente en luz de radio

Orión resplandeciente en luz de radio

Fecha: 15 de junio de 2017
Fuente: Observatorio del Banco Verde
Resumen:
Los astrónomos han creado la imagen más grande jamás vista de la densa banda de gas formador de estrellas que atraviesa la parte norte de la Nebulosa de Orión.

     
HISTORIA COMPLETA


Una cinta de amoníaco - un trazador de gas formador de estrellas - en la Nebulosa de Orión como se ve con el GBT (naranja). La imagen de fondo en azul es una imagen infrarroja del telescopio WISE que muestra el polvo en la región.
Crédito: GBO / AUI / NSF; J.Pineda, MPE; NASA / JPL-Caltech / UCLA / WISE / A.Meisner
Un equipo de astrónomos ha presentado una sorprendente nueva imagen de la Nube Molecular de Orion (OMC), un bullicioso vivero estelar repleto de brillantes estrellas jóvenes y deslumbrantes regiones de gas caliente y brillante.

Los investigadores utilizaron el Telescopio de Banco Verde de la National Science Foundation (NSF) en Virginia Occidental para estudiar un filamento de 50 años luz de gas formador de estrellas que se abre camino a través de la parte norte del MAC conocido como Orion A.

El GBT hizo esta imagen detectando las débiles señales de radio emitidas naturalmente por las moléculas de amoníaco que impregnan las nubes interestelares. Los científicos estudian estas moléculas para rastrear el movimiento y la temperatura de vastas franjas de gas formador de estrellas.

Estas observaciones son parte de la primera liberación de datos de una gran campaña conocida como Green Bank Ammonia Survey. Su propósito es mapear todo el amoníaco que forma estelas y otras moléculas trazadoras clave en una estructura masiva conocida como la Correa de Gould.

La correa de Gould es una cinta extensa de las estrellas brillantes, masivas que estiran cerca de 3.000 años luz en un arco a través del cielo. Esta primera versión cubre cuatro nubes distintas de Gould Belt, una ubicada en Taurus, una en Perseus, una en Ophiuchus, y Orion A North en Orion.

"Esperamos utilizar estos datos para entender mejor cómo grandes nubes de gas en nuestra galaxia se derrumban para formar nuevas estrellas", dijo Rachel Friesen, uno de los investigadores colaboradores de la colaboración y, hasta el 31 de mayo de 2017, un Dunlap Fellow en Dunlap Instituto de Astronomía y Astrofísica de la Universidad de Toronto en Canadá. "Los nuevos datos son críticos para evaluar si ciertas nubes y filamentos de gas son características estables y duraderas o si están sufriendo un colapso y formando nuevas estrellas".

Las observaciones anteriores del amoníaco por muchos de los co-autores de la encuesta se han dirigido a porciones más pequeñas de nubes similares formadoras de estrellas. En estos estudios individuales, los investigadores identificaron transiciones bruscas en la cantidad de turbulencia entre la nube más grande y los núcleos de formación estelar de menor escala, estudiaron la estabilidad frente al colapso gravitatorio del gas dentro de un protocluster joven e investigaron cómo la masa se acumula a lo largo Filamentos de gas y fluye hacia regiones formadoras de conglomerados estelares.

"Estos datos proporcionan una visión única del gas frío denso involucrado en la formación de estrellas como nuestro sol", dijo Jaime E. Pineda, otro investigador co-principal de la colaboración, con el Instituto Max-Planck de Física Extraterrestre en Garching, Alemania. "Esperamos que también nos ayuden a determinar cuánta rotación está presente en las regiones que formarán las estrellas, lo cual es crucial para entender cómo se forman los discos protoplanetarios".

La nueva imagen GBT se combina con un infrarrojo tomado con el telescopio Wide-field Infrared Survey Explorer (WISE) de la NASA. La imagen compuesta ilustra cómo el gas formador de estrellas en esta región se relaciona con las estrellas brillantes y las regiones oscuras y polvorientas de la nebulosa.

El GBT de 100 metros, que se encuentra en la Zona de Radio de Radio Nacional, es exquisitamente sensible y únicamente capaz de estudiar la composición molecular de las nubes que forman las estrellas y otros objetos en el cosmos. Las futuras observaciones del Cinturón de Gould proporcionarán una mayor comprensión de las condiciones que dan lugar a estrellas como nuestro sol y planetas como la Tierra.

El Green Bank Observatory (GBO) es una instalación de la National Science Foundation operada bajo un acuerdo de cooperación por Associated Universities, Inc.