Lo Último

Si eres Autor prueba la opción Nueva Entrada en la barra de Navegación. Utiliza Chrome para ver el blog completo.

Date de alta como Autor en Universo Mágico Público

Comunidades para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Colecciones de Google Plus para disfrutar del Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

Around the Arches Cluster


The turbulent central region of our Milky Way is shown in this beautiful picture taken with the Wide Field Imager attached to the 2.2-metre MPG/ESO telescope. Near the centre of the image — and of our Galaxy — a supermassive black hole lurks (see ESO Press Release eso0846). Dense dust found there obscures all but the brightest stars. The image also includes the area occupied by the Arches Cluster (located in the middle of the upper quarter of the image). Astronomers needed to look in the near-infrared with the acute eye offered by adaptive optics on ESO's Very Large Telescope to study the stellar composition of the Arches Cluster. This crowded stellar factory has more than a thousand stars crammed into each cubic light year — an astonishing one million times as star-filled as our Sun’s neighbourhood.

Credit:
ESO

Comprender la formación de estrellas en el núcleo de la galaxia IC 342

Comprender la formación de estrellas en el núcleo de la galaxia IC 342

24 de mayo de 2017



Descripción de la formación de estrellas en el núcleo de la galaxia IC 342

Una imagen de infrarrojo cercano y medio de la galaxia IC 342 del telescopio espacial Spitzer. La región estudiada por SOFIA / GREAT es la zona más central, mostrada dentro de la caja amarilla, que aparece blanca y morada en esta representación de falso color. Crédito: SOFIA

Un equipo internacional de investigadores utilizó el Observatorio Estratosférico de la NASA para la Astronomía Infrarroja, SOFIA, para hacer mapas del anillo de nubes moleculares que rodea el núcleo de la galaxia IC 342. Los mapas determinaron la proporción de gas caliente que rodea las estrellas jóvenes, Para la futura formación estelar. Los mapas de SOFIA indican que la mayor parte del gas en la zona central del CI 342, como el gas en una región similar de nuestra Galaxia de la Vía Láctea, es calentada por estrellas ya formadas y relativamente poco está en nubes latentes de materia prima.

A una distancia de aproximadamente 13 millones de años luz, la galaxia IC 342 se considera relativamente cercana. Es aproximadamente del mismo tamaño y tipo que nuestra Galaxia de la Vía Láctea, y orientada de frente para que podamos ver todo su disco en una perspectiva no distorsionada. Al igual que nuestra galaxia, IC 342 tiene un anillo de densas nubes de gas molecular que rodean su núcleo en el que está ocurriendo la formación estelar. Sin embargo, IC 342 se encuentra detrás de densas nubes de polvo interestelar en el plano de la Vía Láctea, por lo que es difícil de estudiar con telescopios ópticos.

El equipo de investigadores de Alemania y Holanda, dirigido por Markus Röllig de la Universidad de Colonia, Alemania, utilizó el receptor alemán para astronomía a frecuencias de Terahertz, GREAT, a bordo de SOFIA para escanear el centro de IC 342 a longitudes de onda del infrarrojo lejano para penetrar Las nubes de polvo intermedias. El grupo de Röllig trazó las fuerzas de dos líneas espectrales del infrarrojo lejano - una línea, a una longitud de onda de 158 micrones, es emitida por el carbono ionizado, y la otra, en 205 micrones, es emitida por el nitrógeno ionizado.



Comprensión de la formación de estrellas en el núcleo de la galaxia IC 342

Un mapa de radio BIMA-SONG de la zona molecular central IC 342; Los puntos indican las ubicaciones de SOFIA / GRANDES observaciones. Crédito: SOFIA

La línea de 158 micras se produce tanto por el gas interestelar frío que es la materia prima para nuevas estrellas, como también por el gas caliente iluminado por estrellas que ya han terminado de formarse. La línea espectral de 205 micras sólo es emitida por el gas caliente alrededor de estrellas jóvenes ya formadas. La comparación de las fuerzas de las dos líneas espectrales permite a los investigadores determinar la cantidad de gas caliente frente al gas frío en las nubes.

El equipo de Röllig encontró que la mayor parte del gas ionizado en la zona central de la CI 342 está en nubes calentadas por estrellas completamente formadas en lugar de en gas más frío que se encuentra más lejos en la zona, como la CMZ de la Vía Láctea. La investigación del equipo fue publicada en Astronomy and Astrophysics, volumen 591.

"SOFIA y su poderoso GRANDE instrumento nos permitió mapear la formación de estrellas en el centro de IC 342 en un detalle sin precedentes", dijo Markus Röllig de la Universidad de Colonia, Alemania, "Estas mediciones no son posibles a partir de telescopios terrestres o telescopios espaciales existentes . "

Los investigadores utilizaron previamente el GRANDE espectrómetro de SOFIA para un estudio correspondiente del CMZ de la Vía Láctea. Esa investigación, publicada en 2015 por el investigador principal W.D. Langer, et. Al, apareció en la revista Astronomy & Astrophysics 576, A1; Una visión general de ese estudio se puede encontrar aquí.

Más información en:
 https://phys.org/news/2017-05-star-formation-nucleus-galaxy-ic.html#jCp

Arp 148

Arp 148 is the staggering aftermath of an encounter between two galaxies, resulting in a ring-shaped galaxy and a long-tailed companion. The collision between the two parent galaxies produced a shockwave effect that first drew matter into the center and then caused it to propagate outwards in a ring. The elongated companion perpendicular to the ring suggests that Arp 148 is a unique snapshot of an ongoing collision.



Infrared observations reveal a strong obscuration region that appears as a dark dust lane across the nucleus in optical light. Arp 148 is nicknamed Mayall s object and is located in the constellation of Ursa Major, the Great Bear, approximately 500 million light-years away. This interacting pair of galaxies is included in Arp's catalog of peculiar galaxies as number 148.


Credit: NASA, ESA, the Hubble Heritage (STScI/AURA)-ESA/Hubble Collaboration, and A. Evans (University of Virginia, Charlottesville/NRAO/Stony Brook University)

El origen de los misteriosos rayos gamma de la Vía Láctea

El origen de los misteriosos rayos gamma de la Vía Láctea

Por: Monica Young | 26 de mayo de 2017

La región central de nuestra galaxia está produciendo rayos gamma, pero los astrónomos todavía están debatiendo si los pulsares o la materia oscura son la fuente. Tres estudios recientes abordan el debate de frente.


Un número inesperado de rayos gamma emanan del centro de nuestra galaxia - inesperado porque, a partir de ahora, los astrónomos todavía no entienden lo que está produciendo esta radiación de alta energía. Las opciones principales abarcan el espectro de los exóticos: los pulsares de rayos gamma frente a las partículas de materia oscura. Estudios recientes allanan el camino para los pulsares y estrechan el campo de juego de la materia oscura.


Las ilustraciones de los artistas muestran dos de las principales maneras de producir rayos gamma: la aniquilación de partículas de materia oscura (izquierda) y los procesos que ocurren dentro de los campos magnéticos alrededor de los pulsares que giran rápidamente (derecha).
Greg Stewart / SLAC Laboratorio Nacional de Aceleradores

¿Qué es el Exceso de Rayos Gamma?

Resplandor de rayos gamma de la Vía Láctea
El resplandor en forma de esfera del centro de nuestra galaxia, visto por el telescopio espacial Fermi, se superpone a una imagen de luz visible de la Vía Láctea.
NASA / A. Mellinger / Central Michigan Univ. / T. Linden / Univ. De Chicago
El telescopio de área grande de Fermi primero pintó una imagen del cielo del gamma-rayo. Varios equipos de científicos que analizaron los datos de Fermi sustrajeron todas las fuentes conocidas de este mapa, tales como púlsares, agujeros negros de masa estelar y emisiones extendidas procedentes del gas interestelar. Pero incluso después de que todas las fuentes que conocíamos habían sido removidas, nuestro centro galáctico todavía aparecía como un resplandor brillante de rayos gamma. (La galaxia de Andrómeda se encontró recientemente que tiene un resplandor central similar.)

Algunos grupos sugirieron que los rayos gamma podrían ser producidos a través de colisiones de partículas de materia oscura. A diferencia de la materia ordinaria, las partículas de materia oscura son sus propias partículas de antimateria. Si alguna vez los dos se encuentran, se aniquilan unos a otros, produciendo rayos gamma y quizá otras partículas subatómicas secundarias.

Sin embargo, dado que las partículas de materia oscura todavía no se han detectado en el laboratorio (donde no se ven por colisiones entre sí sino por raras interacciones con la materia ordinaria), muchos científicos han dudado en aceptar esa explicación. Los pulsares, que también producen rayos gamma, son la alternativa preferida. Pero los pulsares han demostrado ser intransigentes: los intentos de detectarlos en longitudes de onda de radio en números suficientemente grandes para explicar el exceso han fallado.

Producción de rayos gamma: materia oscura y pulsares
Las ilustraciones de los artistas muestran dos de las principales maneras de producir rayos gamma: la aniquilación de partículas de materia oscura (izquierda) y los procesos que ocurren dentro de los campos magnéticos alrededor de los pulsares que giran rápidamente (derecha).
Greg Stewart / SLAC Laboratorio Nacional de Aceleradores
Pulsares de rayos gamma

Ahora, Mattia di Mauro, Eric Charles y Matthew Wood (Laboratorio Nacional de Aceleración de SLAC), así como el resto de la Colaboración Fermi-LAT, han publicado un nuevo estudio seleccionando candidatos de pulsar de rayos gamma a partir de 7½ años de observaciones de Fermi analizadas Utilizando el oleoducto de datos más reciente, conocido como "Pass 8." El artículo ha sido enviado a Astrophysical Journal (preprint disponible aquí).

Mirando dentro de una caja centrada en el centro de la galaxia, 40 ° en un lado, el equipo escogió cuidadosamente alrededor de 100 fuentes puntuales que probablemente sean pulsares de rayos gamma. Estos pulsares representan la punta de un iceberg - probablemente hay muchas más fuentes puntuales que Fermi no puede resolver. Pero sobre la base de cómo estos candidatos pulsar se extienden en el cielo, así como sus brillos, el equipo concluye que pueden explicar fácilmente el exceso de rayos gamma.


Distribución simulada de fuentes de rayos gamma en la región interior de 40 grados por 40 grados de la Vía Láctea con el centro galáctico en el centro. El mapa muestra los pulsares en el disco galáctico (estrellas rojas) y en la región central de la galaxia (círculos negros).
Colaboración NASA / DOE / Fermi LAT

Lee Mas: http://www.skyandtelescope.com/astronomy-news/origin-milky-ways-mysterious-gamma-rays/

Comet McNaught over Paranal


Comet C/2006 P1 (McNaught), which reached its perihelion in January 2007, unexpectedly becoming the brightest comet in the previous 40 years, is seen here setting behind Cerro Paranal, home of the ESO Very Large Telescope (VLT). The majestic comet is setting at twilight over the “sea of clouds” which typically covers the Pacific Ocean, only 12 km away from the observatory. The VLT is the most advanced optical-infrared ground-based astronomical facility in the world and is located some 120 km south from Antofagasta, in the II Region of Chile.

Credit:
G. Hüdepohl (atacamaphoto.com)/ESO

Misión JUNO




     Esta imagen muestra el polo sur de Júpiter, como se ve por la nave espacial Juno de la NASA desde una altitud de 32.000 millas (52.000 kilómetros). Las características ovales son ciclones, hasta 600 millas (1.000 kilómetros) de diámetro. Varias imágenes tomadas con el instrumento JunoCam en tres órbitas separadas se combinaron para mostrar todas las áreas de la luz del día, color mejorado, y la proyección estereográfica.
   Resultados de Ciencia Inicial de la misión Juno de la NASA a Júpiter retratan el planeta más grande de nuestro sistema solar como un gigantesco mundo turbulento y complejo, con ciclones polares del tamaño de la Tierra, hundiendo los sistemas de tormentas que viajan profundamente en lo que pareciera el corazón de gas gigante de un mamut, los bultos del campo magnético indican que se generó más cerca de la superficie del planeta de lo que se pensaba.

“Estamos muy contentos de compartir estos primeros descubrimientos, que nos ayudan a comprender mejor lo que  hace a Júpiter tan fascinante”, dijo Diane Brown, encargado del programa de Juno de la NASA en Washington. "Fue un largo viaje para llegar a Júpiter, pero estos primeros resultados ya demuestran que valía la pena el viaje.”



   Entre las conclusiones que desafían supuestos son los proporcionados por el generador de imágenes de Juno, JunoCam. Las imágenes muestran los dos polos de Júpiter están cubiertos en las tormentas arremolinadas tamaño de la Tierra que están densamente agrupados y se rozan entre sí.

“Sabíamos que, de entrar, que Júpiter nos arrojaría algunas curvas,” dijo Scott Bolton, Juno investigador principal del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. “Pero ahora que estamos aquí nos encontramos con que Júpiter puede lanzar el calor, así como knuckleballs (bolitas en nudillos) y deslizadores. Hay tanto que hacer aquí que no esperábamos que dar un paso atrás y empezar a replantear en esto como un nuevo conjunto de Júpiter“.

    Otra sorpresa viene de Juno Radiómetro de Microondas (MWR), que las muestras de la radiación de microondas térmica de la atmósfera de Júpiter, desde la parte superior de las nubes de amoníaco a lo profundo dentro de su atmósfera. Los datos indican que MWR cinturones y zonas emblemáticas de Júpiter son misteriosos, con el cinturón cerca del ecuador que penetra hasta el fondo, mientras que los cinturones y zonas en otras latitudes parecen evolucionar a otras estructuras. Los datos sugieren que el amoniaco es bastante variable y sigue aumentando tan abajo como podemos ver con MWR, que es unos pocos cientos de millas o kilómetros.
   
   Juno se  lanzó el 5 de agosto de 2011, entrando en la órbita de Júpiter, el 4 de julio de 2016.








Créditos de la imagen y el artículo: NASA / JPL-Caltech / SwRI / MSSS / Betsy Asher balcón / Gervasio Robles